Facebook Twitter Instagram YouTube

[…] la iniciativa de los campesinos armados estaba resolviendo desde abajo,
con sus propios métodos directos y claros, sin esperar leyes ni decretos,
el problema de la tierra.
Así empezó la Revolución Mexicana
Adolfo Gilly

Los grandes terratenientes se habían adueñado de todas las tierras cultivables con un sentido de propiedad feudal. Había latifundios del tamaño del estado de Veracruz, en otros, el ferrocarril recorría 145 kilómetros dentro de la propiedad.
En 1910 éramos 15 millones de mexicanos; el 80% vivían con un promedio de 20 centavos diarios que alcanzaban para tortillas, chile, frijoles, café y pulque.
El sudor vertido en la tierra de los campesinos contrastaba con la hora criolla en el Jockey Club, en un México dividido entre encajes franceses y la Huelga de Cananea o Río Blanco, los herederos de la furia de Cajeme, El Hijo del Ahuizote y la trinchera doméstica de los hermanos Serdán.
Abraham González, Francisco Villa, Pascual Orozco, José de la Luz Blanco, Práxedis Guerrero se vieron liderando miles de soldados improvisados que la prensa describía como latrofacciosos, forajidos, salteadores, robavacas…
Mientras tanto en el Sur:

— Apá, ¿por qué llora?
— Porque nos quitan las tierras
— ¿Quiénes?
— Los amos
— ¿Por qué no pelean contra ellos?
— Porque son poderosos.

 

El padre dejaba correr amargas lágrimas. El niño apretó los labios, e insistió.

[Zapata] Pues cuando yo sea grande haré que las devuelvan. (Sotelo-Inclán, 1964, pág. 170).

Páginas de la historia que viven en nuestra sangre y suenan en la memoria cuando nos ponemos de frente a Francisco I. Madero, quien nos da esa sacudida patriótica urgente:

Conciudadanos: la lucha sostenida entre el pueblo y sus antiguos opresores ha tenido un glorioso desenlace. El pueblo ha reconquistado su soberanía, los ciudadanos, el pleno ejercicio de sus derechos; pero no olvidéis que si no lo ejercitáis con constancia y patriotismo, podéis perder el fruto de la victoria. “Sufragio efectivo, no reelección” (9 de julio de 1911).

Reflexión, memoria y recuerdo en este 20 de noviembre, por el México que amamos todos.
FA