Facebook Twitter Instagram YouTube

Historia

Orígenes

El Instituto Superior de Investigación y Docencia para el Magisterio, fue creado por Acuerdo Administrativo con el entonces titular de la Secretaría de Educación y Cultura, José Manuel Correa Ceseña, el 12 de junio de 1989, nace con la finalidad de realizar programas de formación para educadores que permitieran detectar con claridad los problemas educativos del Estado de Jalisco en todos sus niveles y que además, desarrollara programas de investigación para generar los elementos que pudieran contribuir al desarrollo de la educación. Para ello, inició ofreciendo tres posgrados: Maestría en Ciencias de la Educación, Especialización en Didáctica de los Lenguajes, y Especialización en Administración Académica de la Educación Básica.

ACTUALMENTE

En la actualidad, solo se imparte la Maestría en Ciencias de la Educación, de las anteriormente mencionadas; el Doctorado en Investigación Educativa Aplicada obtiene la aprobación de la DGESPE en el año 2010 y la Maestría en Intervención Socioeducativa se encuentra en proceso de adhesión. Ambos programas de maestría tienen una orientación que busca la mejora profesional, en tanto que el doctorado posee una orientación hacia la investigación; el ISIDM cuenta ya con investigadores educativos especializados en ciertas líneas de conocimiento.

En un inicio surge con el nombre de Instituto Superior de Capacitación para el Magisterio, pero luego su nombre se transformó al de Instituto Superior de Investigación y Docencia para el Magisterio (ISIDM). Su nombre expresa una concepción con perspectiva a consolidarse como Instituto de Educación Superior (IES), donde el posgrado sea una parte importante en proceso de superación profesional, donde la investigación esté vinculada a la búsqueda de solución de problemas educativos y sea una parte esencial en el desarrollo del sistema educativo en la SEJ.

Contexto Social

Es importante mencionar que el proyecto del ISIDM se gestó en un determinado contexto social e histórico, gracias a la voluntad política de ese entonces y a diversos procesos de fuerzas académicas y de sujetos sociales, pero también con la visión, esfuerzo y trabajo de un equipo técnico de académicos constituido por la Mtra. Otilia Romero Figueroa, la Dra. Elia Marum Espinosa y el Mtro. Alfonso Zepeda Vázquez, quienes alimentaron las raíces de un ideal: la superación de los maestros jaliscienses. Igualmente de manera destacada, dieron impulso al Instituto los subsecuentes directores, el Dr. Juan José Pérez Perusquía, quien durante su administración incrementó sustancialmente la matrícula de estudiantes inscritos al programa de Maestría y realizó un trabajo detallado de regularización general del proceso de control escolar, inició las gestiones para que la Maestría obtuviera valor escalafonario, cuando ésto era considerado para la movilidad laboral de los profesores. Posteriormente la Mtra. Alicia Velasco, quien entre otras muchas acciones se destacó por su capacidad de gestión y por la conformación de un equipo de trabajo de alta calidad profesional y humana. Bajo esta administración se originó una tradición de diálogo e intercambio entre los asesores, investigadores y alumnos; la realización de Coloquios y foros de avances y perspectivas de la investigación educativa en el ISIDM, entre otras acciones de gestión institucional. En fin, de cada uno de los directores que ha tenido el Instituto se podría destacar un aporte. Con esto quiero decir, que la creación y el desarrollo del ISIDM, se ha realizado gracias al esfuerzo, creatividad y compromiso con magisterio de un equipo de profesores.

Inspiración

El ISIDM desde su origen, fue un proyecto de inmensas perspectivas, cuando los estudios de posgrado en Jalisco, y particularmente los dirigidos a los maestros, eran una inspiración que representaba apenas la posibilidad de continuar la mejor tradición de los educadores de México: saber para servir mejor. Ha jugado un papel relevante en la consolidación del posgrado en Jalisco. En general, desde su creación, el Instituto se ha constituido como un espacio abierto a la reflexión educativa, especialmente de la región centro-occidente del país.